Ir al contenido principal

El liderazgo como relación


¿Te has parado a pensar qué es el Liderazgo?

Si te fijas el Liderazgo en si es sólo una forma de relacionarse, sí, sí es sólo una relación en la que interviene el líder o persona a la que se le confiere una confianza, el equipo o persona que entrega esa confianza y la relación que se da entre las dos partes para unirse en la consecución de un objetivo o la realización de una tarea.
 El liderazgo es sólo eso una relación entre dos partes en la que a una de ellas le confiere a la otra la capacidad de acompañarla, influirla y/o guiarla por un camino.

¿Qué significa esto? Que el liderazgo al final es un rol que otra persona o grupo de personas entrega y que igual que lo da lo quita, es decir el liderazgo no es una cualidad en sí que uno posea, es un fenómeno que se da a relacionarnos con otro/as, de aquí la importancia de saber cómo funcionan las relaciones de liderazgo para cuidarlas y gestionarlas.

Si el liderazgo es una relación, ¿Cuál es la base de las relaciones? ¿Cómo se construyen las relaciones?

Las relaciones se construyen a través del lenguaje, el lenguaje de las palabras, de las acciones que realizamos y de las emociones que expresamos.

Las personas necesitamos confiar en la otra persona para generar una relación y confiamos de manera natural en aquellas personas que se muestran integras y coherentes con lo que piensan-hacen-dicen, no menosprecian ni enjuician a los demás, apreciándolas por su receptividad e impecabilidad en el cumplimiento de compromisos.

Estos tres ámbitos diferentes e interdependientes, tienen un nivel muy alto de inconsciencia y por mucho que queremos controlarlos, la incoherencia se muestra tarde o temprano y se pierde la confianza y el respeto del otro.
Tomado del libro de los cuatro acuerdos de Miguel Ruiz
De aquí la importancia de conocernos a nosotros mismos de aprender a relacionarnos con NOSOTROS MISMOS, a saber qué nos mueve y CÓMO MIRAMOS EL MUNDO y ser COHERENTES.

Sólo la persona que se conoce así misma y reconoce sus vulnerabilidades y talentos, sus necesidades y expectativas se responsabiliza del para qué de lo que siente, hace y piensa, de lo que dice y calla, de lo que acepta y lo que niega y se comporta en coherencia con sus valores es integridad y es desde esa integridad de la que nace su confiabilidad o el nivel de confianza que genera en el otro.

Antes de gestionar a los demás lidérate a ti mismo: Si trabajas liderando equipos deberías preguntarte si:
  • Conoces a tu Observador: cómo miras el mundo y qué filtros utilizas para ver la realidad, porque no es lo que se mira es cómo ves lo que miras, lo que te hace tener un pensamiento, un sentimiento y decidir una acción.
  • Conoces cómo te comunicas, en los tres ámbitos, en el lenguaje, en la emoción y en el cuerpo. porque a través de lo que expresas, te muestras y te conoces.
  • Conoces tus inquietudes, valores y creencias: qué te mueve en el mundo y luego a partir de este aprendizaje que haces a ti mismo, puedas observar como observan otros para poder acompañarles en su desarrollo personal y profesional, o entenderles mejor.

Fotografía: autoría propia
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Check-in, check-out y el silencio en las reuniones

En nuestro trabajo pasamos mucho tiempo reunidos. Percibimos muchas de las reuniones como poco productivas y nos sentimos frustrados porque: no sabemos exactamente cuál es el propósito de la reunión, no la valoramos relevante para nosotros yy porque estamos ensimismados en conversaciones privadas (internas) y distraídos con otros temas no relacionados con el encuentro que nos dificultan estar concentrados en la tarea. Si nuestras expectativas no están alineadas con el propósito de la reunión difícilmente podemos mantener debates sinceros, resolver problemas, tomar decisiones y generar compromisos.
Los procesos de check-in (introducción o ritual de entrada) y check-out (cierre o ritual de salida) son herramientas que permiten aumentar la productividad de las reuniones de trabajo. Supone invertir unos primeros minutos de calidad al inicio del encuentro para establecer un contexto compartido que incluye los objetivos de la reunión y la información contextual relevante. Estos procesos ayuda…

Gamestorming: diseñando la caja

Gamestorming: Misión imposible

Para cocrear algo verdaderamente nuevo, debemos poner a prueba los límites. En este juego, las personas participantes tomarán un diseño, un proceso, producto, evento o una idea que ya exista o a valorar, y cambiarán un aspecto fundamental que la convierte en imposible de funcionar y ser viable.  Por ejemplo: “¿Cómo produciríamos un X... en un día?”“¿Cómo creamos un X... sin Y?”“¿Cómo sería un X... sin Y?”
La pregunta debe formularse al grupo como un desafío Durante los siguientes treinta minutos los participantes trabajarán en parejas o en pequeños grupos, y desarrollarán enfoques para cumplir con ese imposible.